Despedida (2) Los mejores posts de cada una, elegidos por la otra

Este post es el 2/8 de la serie de Despedida.

Cada una seleccionó los 5 posts que más nos gustaron de la otra: Cloé eligió de los que escribió Sharon y viceversa. No están en orden jerárquico (por eso están enumerados con letras) y tristemente dejamos afuera más de los que hubiésemos querido. Pero acá van:

Clo:

Me remonté al 2014, al principio de todo esto, cuando estabas ansiosa por querer irte ya. Después viajé con vos y me instalé en Sevilla, con “Mecho”. También lo conocí al Tano (¡ja!). Iba mirando todos los títulos que hay en el blog y en cada uno de los míos recordaba exactamente cómo me sentía en el momento en el que los había escrito; eran puertos conocidos. Pero releerte a vos fue aterrizar en mil planetas diferentes; en algún punto, fue descubrirte de nuevo.

Me zambullí desde otro lugar. Y me sentí plenamente orgullosa de vos y del camino que estás haciendo.

Indagando en nuestro pasado, encontré esta frase en el post que escribí cuando te ibas: “No pierdas de vista los detalles de la vida ni sueltes los pinceles o lápices que son las vertebras de tu creatividad”.

La reivindico hoy.

sharonborgstrom

A. SEVILLA, SEVILLA: ENCANTADA DE CONOCERTE

Igual… me agarra una tristeza – mínima, mínima, no te preocupes – porque me doy cuenta de que lo que voy a vivir estos meses va a ser mío y de nadie más. Es mío. Las personas que más quiero en el mundo no van a estar conmigo, y si se enteran de mis experiencias, va a ser por eso: porque se los conté. Pero soy yo sola, ahora. Es una tristeza linda, más que nada nostálgica, creo. Es darse cuenta de que es parte de crecer. ¿No? Que cada uno hace su camino, y si lo comparte, es porque decide hacerlo. Pero somos solo nosotros con nosotros mismos.

*Del intercambio, también me encantó este: CARTA DESDE BARCELONA 

B. Y SI RETOMAMOS

Estábamos en un evento sobre el río, era miércoles. No me acuerdo de qué charlábamos, pero me diste tu celular para que leyera este mail. Y era tan claro; teníamos que volver. Somos un buen equipo y tenemos mucho para decir. Me acuerdo que me emocioné y con un abrazo sellamos el regreso de PAC.

Hoy esas lágrimas son de despedida y más allá de los movimientos lógicos, algunas cosas no cambian: la escritura va a ser siempre un sostén para ambas, como también una excusa para acortar las distancias. Hace dos años, volver era la respuesta más clara en un pantano de elecciones que teníamos que tomar. Y hoy, a pesar del dolor intrínseco de las despedidas, también puedo decir que esta decisión es la correcta. El alba de una nueva etapa.

C. NO SOY UN AMOR SEÑORA

No soy tierna. No soy un amor. Soy una fuerza pura y brutal. Soy una perra, una hija de puta, una bomba sexual y la mujer más poderosa. También soy tierna y también soy un amor y también soy injusta e intolerante y cruel y generosa y sensible y graciosa e inteligente y celosa y vengativa. Lo soy todo y no te atrevas a reducirme. No te atrevas a reducirme.

AMÉN.

D. LA FELICIDAD MANUAL

Este post me encanta porque creo que es uno de los ejes de tu filosofía, de lo que predicás. Y es la muestra más clara de que somos nuestros propios motores.

De nosotros depende hacer. Aprender y preguntar. Equivocarnos y levantarnos de nuevo. Demostrarnos que somos mejores de lo que pensábamos. Que quizás una parte del talento es innato pero que quedarnos solo con eso es mediocre. Que la Internet o la biblioteca de la esquina están repletas de historias, tutoriales, cuentos, lecciones para que el caudal de la información sea infinito.

¡Sos una fuerza imparable, Shari! Seguí irradiando, cómo sea, dónde sea.

E. ME VOY PORQUE TODO YA EMPEZÓ

Leí este post (y su antecesor) y los sentí espejos. En un punto, yo me estoy sintiendo así ahora (ya sabrán por qué).

Tengo miedo, obvio. La ansiedad y los nervios se aprovechan de mi vulnerabilidad para alojarse más tiempo del que me gustaría, pero no me preocupo demasiado porque sé, en el fondo de mi corazón, de mi estómago, en todo mi cuerpo, que la decisión es la correcta y que el miedo es solo un conocido que viaja conmigo pero en el asiento de atrás. Lo escribí hace un año y lo escribo de nuevo: mi cuerpo es la única brújula en la que confío, y mi cuerpo me dice que este miedo está acá pero que del otro lado de él hay algo maravilloso, y que solo puedo llegar ahí armándome de fuerza y atravesándolo.

Y dejo un regalito; gracias por este poema.

Cosas en las que creo a mis 23 años:

F. EL TIEMPO PASA CUANDO ES OTOÑO EN SIENA

Y por último —y no menos importante—, te admiro por haber escrito sobre el dolor. Te diste tu tiempo y te respetaste. Sin dudas, y transformando de alguna manera la pregunta que pintamos en Casa Tropel, si tengo que pensar en algún momento de valentía, este post se me viene a la cabeza de forma instantánea y pura.

Eran cinco pero dejé algunos más. Así que nadie se va a enojar si sumo otros dos….

En fin, ¡gracias Sharita! Seguí inspirándonos 🙂

Shari:

La idea era elegir 5 posts pero Cloé hizo trampa y eligió toda mi bibliografía y me hace quedar mal por cumplir con la premisa original. Como Michael Scott cuando compra un iPod para Navidad cuando la idea era no gastar más de 20 dólares. ¡Clota!

Acá van los que a mí más me gustan:

A. MODERN LOVE

Nos sentamos uno al lado del otro, así teníamos la posibilidad de hablarle a la nada si nos amordazaba la vergüenza o de mirarnos fijos a los ojos si nos animábamos. Tomé uno, dos, tres vasos de lo que sabía que me iba a relajar y empecé a preguntar. Sobre lo que te gusta, lo que imaginás, tu familia, tu música. Me refugio en los signos de interrogación, en el escuchar; cada una de mis respuestas es una prenda menos.

Es el primer y único cuento que tenemos en PAC. Es tu último post, antes de empezar con las despedidas. Tu texto más maduro. Es un orgullo leerte y acompañarte durante el proceso de escritura y ver cómo crecés y decís lo que querés decir y te animás a compartirlo.

B. GANÓ LA VIDA | A 100 AÑOS DEL GENOCIDIO ARMENIO

Porque va más allá de lo que comemos, las cejas tupidas y los apellidos difíciles plagados de consonantes amontonadas. Es un sello que marca a cada familia y se transmite en las manchas de los manteles de los almuerzos domingueros que rebalsan de platos. Es preocuparse de más por el otro y sentir ese impulso incontrolable que te obliga a querer opinar, aunque no te hayan pedido un consejo. Es reír tan fuerte que forzás a todos los cuellos que están alrededor a que te busquen. Es sentirte en casa con cualquier armenio que te encuentres desparramado por el mundo, porque hay hábitos que perduran más allá de las fronteras. Y principalmente es elegir que nos defina la vida antes que la muerte.

Admiro tu fuerza, y hay ciertos textos donde transmitís esa potencia que nos deja de cama. Me hace sentir orgullosa de tenerte como amiga y ser testigo de cómo arriás esa energía para decir quién sos. La frente bien en alto, la mirada segura y los pies firmes. Este post es uno de esos momentos.

C. ¿Y SI YO TE INVITO A SALIR?

Yo necesito saber dónde estoy parada, porque sino pierdo el tiempo pensando, imaginando. Lo que sí rescato de todas las situaciones es que siempre – y quizás al contrario de lo que puede pensar mucha gente – me sentí muy mujer. Tuve en claro qué quería y no tuve problema en demostrarlo. Me expuse, con toda la fragilidad que eso implica. Me sentí mujer cuando me arrepentí, cuando tuve miedo y vergüenza, cuando me conquistaron los nervios. Todo es aluvión de sensaciones es parte; negarlos sería mentir.

Sí, SÍ, ¡SÍ! Si a resignificar lo que significa ser mujer, lo que es “femenino”, los roles y las máscaras del género. SÍ.

Bonus: ESA MALDITA LOCURA FEMENINA

¿Si pongo la sopa tres minutos en el microondas está bien o me estoy yendo al carajo? Ya fue, total la casa no se va a incendiar y de última la tiro porque está hace un par de días en la heladera. Sola y con una sopa. Sopa vieja y rancia. Un sábado. Creo que es la primera vez que me quedo sin palabras. Mejor que estar en un té con amigas que se la pasen discutiendo cuál tiene el mejor novio cuando son todos una manga de pelotudos. Esto definitivamente es mejor.

¡Ja, ja, ja! Quisiera verte sin palabras… Esa parte tuya no la conozco.

D. LAS PERSONAS QUE ME HACEN | ÁRBOL GENEÁLOGICO:

Por momentos me costó mucho: ¿por qué tantas cosas dependen de mi familia? ¿Cuántos kilómetros del tiempo tengo que recorrer hasta encontrar respuestas? ¿Existe alguna forma de encontrar una conjunción entre el pasado que se me viene encima y el presente que me rodea?

Arbol genealogico de Cloé Karagozlu

Yo quería respuestas, no quería más automatismos. Quería entender por qué actuaba de una determinada manera y cómo influyó la dinámica familiar.

E. POSTALES DE UNA BUENOS AIRES ILUSTRE

Llueve y mi pelo hace eco de eso. Se eleva, se eriza, se descontrola. Llueve y pienso que el tango la pintó a Buenos Aires en un día así, nostálgico, somnoliento.

Jacarandas en primavera en Buenos Aires

¿Y los de ustedes? ¿Qué posts les gustaron más? ¡Cuéntennos!


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *