Las caricias del sol (o San Valentín, edición sevillana)

sevilla10

Plaza de España 

El Huffington Post publicó, en honor al día de San Valentín, un artículo con las siete ciudades europeas más románticas. En la nota, figuraban las nuestras: Sevilla y París. No sé que habrá sido de París – Clo, reportá vos – pero sí puedo hablar de Sevilla: San Valentín vino y pasó sin dejar más rastros que fiestas en su nombre y pizzas en forma de corazón. No entendí muy bien que hacía Sevilla en esa lista, pero lo pude comprobar este último domingo y hasta coincidir con que Sevilla es #romántica.

Antes que nada, una breve aclaración: Nadie me comentó, antes de venirme para acá, que en Sevilla es normal que los días estén nublados y que llueva. Pues sí, señores y señoras. Es invierno, y te tenés que acostumbrar a que no se puede todo. Entonces ya venía acostumbrándome al blanco constante del cielo, pero el domingo fue distinto. El domingo fue Domingo con mayúscula. No había ni una pista de gris en el cielo, y todos – todos, todos, todos – los que están en esta ciudad – residentes, turistas, los que están de paso, todos – salieron a la calle. Y fue mágico.

sevilla11

Pispée lo que se me viene en unos meses, cuando el invierno ceda y le dé lugar al verano. Este Domingo fue volver a encontrarme con la primavera, pero esa que despierta al mundo, la que amo, la que me hace renacer el alma, esté en Buenos Aires, o acá, no importa. La primavera es universal, y es más linda cuando está a punto: cuando no llegó, pero te da pedacitos de ella para que no olvides que ella ya viene. Recuerda, en un domingo invernal, lo linda que es la vida, lo mágica que puede ser; despierta al mundo del letargo. Escribo y me acuerdo de lo que fue el día de ayer y me emociono. Hoy volvió a su rutina, mi cielo sevillano querido, pero yo sé lo que hay detrás de esa capa blanca espesa y no me importa. Le agradezco sus nubes y sus lloviznas perennes porque sé que son ellas las que me hacen renacer cuando viene la primavera.

San Valentín vino y me enamoró, el hijodepú. Me estoy enamorando de a poco de esta ciudad, que no deja de asombrarme con sus detalles todos los días. Espero ser digna de ella, vivirla como se merece.

sevilla12

En general suelo desestimar fechas de este tipo, como el catorce de febrero, me resultan indiferentes. La traigo a colación simplemente porque quiero agregarle un poco de magia y casualidad, que en el mismo fin de semana de la fecha del Amor (urgh), pude vivir este lado de Sevilla tan romántico, tan vivo, tan despierto. Me despertó a mí. Me acompañó, fue un mimo. Y yo, ahí, en el centro de todo, caminando la senda que rodea el río Guadalquivir, intentando fotografiar todo antes de que se me escape la luz, antes de que se me escape la magia, agradeciendo siempre, siempre, poder estar viva y poder vivir esto. Aunque fuera solo una tarde. Aunque estaba sola, porque no lo estaba, no realmente. Me rodeaba la brisa, la música de los bares, la risa de la gente a mi alrededor, la superficie del agua que se movía por las suaves y sutiles olas de los que remaban, y por la luz azul que reemplazaba a la naranja después del atardecer. Me acompañaba el amarillo de los faroles, las parejas abrazadas, los grupos de chicos sobre la orilla fumando shishas, y todos los clicks de las cámaras que intentaban congelar lo mismo que yo, sabiendo que no era posible. Imposible retratar el paisaje, la música, las personas, la alegría contenida en las mismísimas partículas del aire, o mis sentimientos. Imposible retratarme a mí, ahí, en ese momento. Me lo llevo de recuerdo, un retrato mental, un retrato sensible. Y doy gracias. Gracias, gracias, gracias.

Sevilla estaba viva. Yo la vi a Sevilla viva.

sevilla8

(¿Está funcionando? ¿Los estoy convenciendo de que Sevilla es divina? Es mi fin ulterior. (Vengan a visitarme.))

Un comentario en “Las caricias del sol (o San Valentín, edición sevillana)

  • Contestar Cloe Karagozlu 18/02/2014 at 8:46 am

    No sé el resto pero im fucking going. Me encantó!!!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *