Quizás, porque

Arriba del estante dejé las llaves. Me olvidé que ibas a venir a buscarlas.

Quizás, porque.

Me dijiste que querías lavandas. Yo compré aromatizante de vainilla, de ese que es tan fuerte que te acercás mucho y te dan ganas de vomitar.

Quizás, porque

Acercate, dale. Animate, dale. No, ese té solo tiene menta y miel, no cianuro. Vos me lastimaste a mí, no voy a hacerte lo mismo. O será que me lastimé a mí misma.

Quizás, porque.

Últimamente estuve soñando, y aunque hay muchos mensajes que no entiendo, las sensaciones son dulcemente exactas. Ayer soñé con dos gatos, uno negro, el otro era pardo. La vida es más gris que otra cosa y no vale que yo diga que solo fuiste vos el que arruinó todo esto.

Quizás, porque.

Los vecinos de al lado dicen que estoy mejor, que al menos ahora saludo. Creen que estoy con alguien, pero será que son las ganas. Opinan que sin vos, es mejor.

Quizás, porque.

Mermelada de naranja. No voy a dejar de comprarla solo porque a vos no te gustaba. Ah, y al licor de cincuenta pesos lo voy a seguir comprando también, aunque me queme la garganta como los recuerdos.

Quizás, porque.

Yo ya abrí una puerta. Ya te hice salir.

Este es un texto que escribí en el bondi, con las consignas de un taller de escritura (gracias Juli Troielli). Párrafos sueltos, que al leerlos y desempolvarlos, me hacen viajar instantáneamente a lo que sentía en ese entonces.

Me gusta escribir cuando estoy viajando. Cuando tengo solo unos minutos, en trance. Y está bueno saber que la hoja en blanco no tiene por qué ser hostil: cualquier cosa puede ser un potencial disparador. Conversaciones ajenas, títulos de canciones, poemas de otros. Lo que sea.

Podemos recortar palabras de una revista, diario, diccionario, etc., e hilvanarlas. O podemos agarrar un marcador negro para esconder lo que no sirve, dejando en las pausas un poema iluminado, como lo hace Austin Kleon. Las ideas se multiplican, se reproducen, se mezclan, y todo puede ser un potencial detonante. Acá, por ejemplo, está nuestro scrapbook para que encuentren o aporten material de inspiración.

Este es un poema de Austin Kleon

El texto debía incluir los siguientes elementos (todos aptos a ser manipulados):

– Aroma a menta y miel

– Distancia

– Una canción de Charly García

– Dos gatos

– La puerta de una casa

– Un diálogo entre dos vecinos

– Frutas de estación

 

2 comentarios en “Quizás, porque

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *