La felicidad manual

Tengo un secreto que puede llegar a hacerte más feliz:

La alegría se entrena.

Va de nuevo para el que le entró una pelusa en el ojo en el momento justo: la alegría se entrena.

La felicidad manual

Aprendé a hacerte feliz.

Una de las cosas más importantes que aprendí en estos veintidós años es que existen dos formas de llegar a la felicidad: con el modo automático y con el manual.

Todos conocemos el automático: te levantás de un salto de la cama, listo para enfrentar lo que sea que te traiga el día. Es más volátil y difícil de controlar porque es como un niño, y por eso no quiero prestarle mucha atención más que para agradecerle cuando sí aparece y nos hace todo un poco más fácil.

En el que quiero que nos concentremos es en el manual, porque es el que implica más esfuerzo pero es en el que podemos depender. Es un poco menos conocido pero fundamental, fundamental, FUNDAMENTAL.

Ejemplifico: escuchás el despertador irrumpir un sueño cansado, te cuesta arrastrarte fuera de la cama, tenés cuatro bolsas de carbón imaginarias pesando en cada hombro. Quizá llueve y fue eso lo que te nubló el día. O quizá hay circunstancias más graves y que te exceden que una lluvia que te están empañando no solo el ánimo, sino el corazón, las ganas, los proyectos.

No tenés ganas de desayunar; perdés el colectivo; una vieja se te sienta al lado y tiene mal olor. Las cosas no salen bien, ni una.  Es imposible salir de tu casa o armar programas o estar de buen humor. Lo entiendo, a todos nos pasa, en distintas proporciones. Intentás que una te salga pero seguís fallando y querés acurrucarte en una esquina a que la vida siga de largo porque vos no estás pudiendo lidiar con ella. ¿Qué podés hacer?

Yo te digo: mil cosas.

Pero hoy empezá por una: anotá – en donde sea, en el dorso de tu mano, en el envoltorio del chicle, en tu cuaderno – tres cosas por las que te sientas agradecido hoy.

Así de fácil. Juro – jurojurojuro – que si lo hacés todos los días, de a poco salís de ese pozo nefasto. El frenar unos minutos para volver a repasar lo que fue tu día y concentrarte en sus aspectos positivos tiene una energía fuertísima, y te obliga a prestarle atención a detalles que antes hubieras pasado de largo. Esa es precisamente su intención: te saca de la burbuja de lo automático y te recuerda de que estás vivo.

Todos somos un poco más o menos optimistas que el de al lado. Algunos tienen la suerte de que su cuerpo esté construido de una forma que mirar el lado positivo de las cosas salga más natural que a otros, pero lo importante es que, si no naciste con esa tendencia, podés aprehenderla.

Disclaimer (antes de que los cínicos empiecen a arruinarme el show): esto de ninguna forma significa que con hacer estos jueguitos mentales se camuflan la tristeza, ni la desesperación ni la bronca. La forma de tratar esas angustias es no embotellarlos y hablarlos con profesionales y amigos y familia. Este tipo de sentimientos tienen una razón de ser y necesitan de un espacio, pero eso no significa que si estás triste, firmás un contrato para estar triste todo el día. ¿En qué tipo de tortura querés vivir? Yo solo escribo sobre algo que me dijeron a mí hace años y que por más obvio que sea, me sirvió. Muchas veces son las obviedades las que tenemos que explicitar. (¿No pasa lo mismo con el decir “te amo”?)

La felicidad manual: elegí.

Palabra clave: “Choose”. Elegí.

Soy responsable de mi propia felicidad. (Palabra clave: responsable.)

Escribo esto porque estuve viernes, sábado y domingo con fiebre. Mi cuerpo se tuvo que prender a casi treinta y nueve grados para dejarme un mensaje que no registré de otra forma: sentirse víctima se siente igual a estar enfermo. Y yo estuve haciéndome la víctima. El mundo se volvió un poco loco y me movió el piso unos metros al costado y desde entonces que intento volver a encontrar terreno firme, pero no es fácil. Tengo que negociarle constantemente para encontrar el balance que antes teníamos sin necesidad de acordar nada.

Basta. Si el modo automático me está fallando, voy a tener que meterle al manual pero no puedo desistir de la alegría. Necesito cultivar dentro mío un nido del cual pueda sacar fuerzas o energías cuando urja en vez de buscar uno afuera, cuando quizá no haya o no esté tan visible. (Todos sabemos que cuando estamos tristes, vemos el mundo a través de unos anteojos que deforman todo. ¡¿Cómo encontrar mi nido con esos anteojos?!)

No voy a ser la víctima de nadie, ni del destino ni de mí misma.

Bienvenidos a este recorrido: es uno de ida.

Sharon Borgstrom, la felicidad manual

[Hoy agradezco: lo gracioso que es mi primo; una amiga durmiendo en mi cama; las energías del ser humano]

 

Una de las dos amigas que escriben en este blog. Tengo 24 años, soy argentina y ahora estoy viviendo en Siena, Italia. Leo, escribo, dibujo y saco fotos. Me gusta caminar, hacer reír, tomar cafés y mirar por las ventanas.

11 thoughts on “La felicidad manual

  • Reply clo 24/06/2015 at 9:27 am

    AMAZING.
    Y totalmente verdad, cada palabra!

  • Reply meralesi 24/06/2015 at 6:31 pm

    hoy agradezco: tener una mente desquiciada viviendo a pocas cuadras de la que salen las verdades más grandes! gracias por hacerme/nos elegir ser feliz.

  • Reply ale 25/06/2015 at 1:58 am

    Me encantó tu post!! Totalmente cierto! Estoy de acuerdo con todo! A mi también me funciona!

    • Reply Sharon Borgstrom 11/07/2015 at 10:14 pm

      Muchas gracias Ale! Mi mamá leyó tu comentario e indagó en tu blog, en especial tus trazos sueltos. Leímos juntas el post del diablo y nos encantó, tanto que lo comentamos en una cena familiar. Te deseo lo mejor y seguí escribiendo!

  • Reply loreta 25/06/2015 at 10:38 am

    3×4

    Tres veces agradezco (una no es suficiente) las cuatro hijas que tengo

  • Reply EL ARQUI 26/06/2015 at 3:54 pm

    tu primo te agradece que lo dejes hacerte reir! 😉

  • Reply Sexymech 26/06/2015 at 5:52 pm

    El atardecer en la playa. El olor de los pinos. Tus palabras 🙂

  • Reply Nini 27/06/2015 at 10:57 am

    La familia que me acompaño desde que naci (y que obviamente se extiende a primos, tios, abuelos..), la familia que estoy formando ahora, los asados con mis queridos!!!
    Ya te lo dije shaps: no dejes de sonreir nunca…te queda tan lindo!!!

  • Reply Su 30/06/2015 at 8:03 pm

    Yo agradezco a tu amiga CLOE por traerme hasta acá, a la VIDA que hizo que pensemos que las PALABRAS son el puente que puede unir muchas almas perdidas por ahí pensando o no lo mismo y a la SONRISA con la que nací, que no siempre refleja felicidad pero son el regalo que les ofrezco a todos los que me rodean a diario. Las felicito y deseo lo mejor.

    • Reply Sharon Borgstrom 11/07/2015 at 10:16 pm

      Hola Su, hoy yo doy muchísimas gracias por tus palabras, apoyo y calidez. Gracias gracias gracias.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *