Te llevo cerca del corazón, Elizabeth Gilbert

Hay cuatro o cinco personas – todas mujeres, claro – que llevo grabadas en el corazón. Sus nombres son a los que recurro automáticamente cuando me preguntan: “Si pudieras invitar a cualquier persona, viva o muerta, a cenar: ¿a quién invitarías?”

Elizabeth Gilbert – o Liz, como tenemos la suerte de decirle los amigos – es una de esas mujeres. Tengo las ganas simultáneas de ser como ella cuando sea grande y de que sea mi amiga y también mi mentora. Es una escritora estadounidense y mi gurú personal.

Esta es la cara que tenemos todos cuando pensamos en ella.

Esta es la cara que tenemos todos cuando pensamos en ella.

Pero POR FAVOR no me digan que esta no es mejor.

Pero POR FAVOR no me digan que esta no es mejor.

La mayoría de la gente que escuchó hablar de ella la conoce por dos cosas:

1) Su libro autobiográfico Comer, rezar, amar. Esta memoria fue el resultado de la compilación de lo que pasó en el año en el que Gilbert decidió dejar todo – literalmente todo – para viajar por el mundo en busca de respuestas. El libro fue un hit y hasta se convirtió en una película de Hollywood protagonizada por Julia Roberts y Javier Bardem.

Hoy, con la afluencia de blogs de viajes e historias de conocidos que dejan su trabajo, su casa y sus amigos para irse a juntar kiwis a Nueva Zelanda, el relato de Gilbert se destaca porque lo que escribe, lo escribe desde las entrañas. Empieza el viaje con las preguntas ¿para qué vine al mundo? ¿qué quiero hacer con mi vida? y realmente va en busca de sus respuestas, sin distraerse y sin frenar hasta encontrarlas. Cada palabra escrita en este libro es prueba de esa sed insaciable. Elizabeth Gilbert escribe sus experiencias desde el más honesto yo.

No sé cómo, pero en algún momento Comer, rezar, amar se empezó a catalogar como literatura barata. El otro día, al espiar la colección de libros que tiene la familia del Tano, su mamá – mi suegra – me vio y se acercó. En su biblioteca habían algunos libros en inglés y entre ellos, este. Sin saber de mi amor por él, ella lo agarró y me dijo:

– Este libro es malísimo, es un poco estúpido. Lo empecé a leer pero no lo pude terminar -. Lo comentó sin darse cuenta de que yo por dentro explotaba entre la risa y el llanto, sin animarme a decirle que era uno de mis libros preferidos. Estaba intentando sumar puntos con ella así que decidí abstenerme.

Algunos de sus libros. “Big Magic” todavía no salió a la venta, pero no puedo esperar (!!!).

2) Su charla TED.

Su charla, en la que habla sobre la creatividad, es hoy una de las más vistas en TED.com. Tiene casi 10 millones de visitas y cada una de ellas lo merece, porque los veinte minutos en los que Gilbert habla no tienen desperdicio. Creo que viéndolo ya pueden intuir un poco la personalidad de esta ídola mía (grosadelavidaamadadiosaheroína).

Y porque su talento no le merece una charla en TED.com, si no dos, hace un tiempo habló por segunda vez. Este video es menos conocido que el anterior, pero muy interesante también porque plantea el dilema de cómo seguir después de haber creado el gran éxito de tu vida. ¿Cómo marchar adelante después de Comer, rezar, amar?

Sin embargo, por más de que estas dos cositas sean increíbles, Gilbert también es una capa por otros motivos. Su último libro, la novela La firma de todas las cosas, es una auténtica obra de arte y la recomiendo infinitamente. Hace poco también anunció que en unos meses va a sacar uno de no ficción, Big Magic, en el que reflexiona sobre lo que significa llevar una vida creativa. Desde que me enteré que lo quiero tener en mis manos.

Publica en su página de Facebook todos los días cosas que valen la pena y se esfuerza en crear una comunidad, no de lectores si no de personas con cosas en común. Una vez compartí algo que dijo en mi muro y la etiqueté…. y me lo likeó. Estaba en la oficina cuando pasó y grité de la emoción. ¡Alguien tan famoso como Elizabeth Gilbert tuvo contacto directo conmigo!

Evidencia.

Las razones por las que admiro a esta autora y por la que le dedico un post entero es porque Gilbert desmenuza el significado de lo que es estar viva. Se me hace agua la boca cada vez que la escucho, cada vez que la leo, porque tiene una voracidad tan grande que me atrapa. Su obra huele de hambre: la que tiene por el mundo, por el conocimiento humano, por la espiritualidad.

No tiene miedo a exponerse y a mostrar sus defectos – o por lo menos, lo hace a pesar de los miedos – y eso la hace fresca y más humana. En una época donde todos tendemos a homogeneizarnos, donde todas nuestras vidas parecen las mismas por estar editadas con el mismo filtro de Instragram, Gilbert deja el maquillaje de lado y opta por la vulnerabilidad. Sabe que es ahí donde está lo importante.

Su escritura es libre: parte de un punto y termina en cualquier otro lado, pero todo lo que pone en palabras tiene un peso enorme. Todo tiene sentido. Es esa paradoja la que creo que es sumamente talentosa: toda su obra tiene el peso del mundo entero y la levedad de la risa de un niño o de alguien cuando se ríe de sí mismo.

Y una última cosa, pero fundamental, es que para Gilbert, el éxito personal, la felicidad y la sabiduría son resultados de nuestras acciones y no un regalo que se nos aparece por la puerta de la cocina por casualidad. Le pone un valor inmenso al trabajo y al esfuerzo y a la desesperada e inacabable necesidad de crecer todo-el-tiempo. Esta forma de pensar, que contradice a la del éxito como resultado del mero talento y la suerte, me da esperanza de que todos podemos crecer y ser tan excelentes en nuestro oficio como ella.

La lupa con la que mira al mundo le muestra que, sin importar la edad, tenemos que nacer una y otra vez y reinventarnos para agotar la capacidad del ser humano y de su resiliencia, que en realidad, es infinita. Tiene una empatía enorme hacia la especia humana y una tenacidad implacable por intentar comprenderla en toda su magnitud.

Ojalá supiera ser un poco más como ella. ¿Para cuándo la cena?

One thought on “Te llevo cerca del corazón, Elizabeth Gilbert

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *